¿Por qué un perro adulto pierde sus dientes?

La calidad del esmalte, la alimentación o incluso la raza pueden fomentar las enfermedades orales caninas.


Cuando un perro adulto pierde sus dientes suele ser porque el curso natural de su vida se está aproximando a la vejez. Sin embargo, unos malos hábitos higiénicos o la existencia de enfermedades periodontales graves pueden acelerar el proceso.

Al igual que ocurre con los humanos, los perros adultos son más susceptibles de sufrir enfermedades. La obesidad, la falta de energía, los problemas oculares o las afecciones orales son algunas de las más frecuentes.

Un can adulto que presente toda su dentición contará con 20 piezas superiores y 22 inferiores. No obstante, la conservación íntegra de los dientes caninos suele ser poco frecuente, pues la práctica de una higiene bucal preventiva de las mascotas sigue estando poco generalizada entre los dueños.


Una vez que un perro adulto pierde sus dientes, se necesita un mayor control veterinario para evitar posibles infecciones o incluso la pérdida de más piezas dentales. La misión del especialista es crucial, pero el compromiso del propietario, que ha de garantizar una observación bucal y una limpieza rutinarias, es clave para el bienestar del animal.


Factores que debilitan la dentición canina


A pesar de que los problemas bucales pueden aparecer en cualquier etapa de la vida, su incidencia suele ser más frecuente en la vejez. La razón es que a la patología en cuestión,se le une el desgaste fisiológico natural y el resultado de unos posibles cuidados preventivos deficientes.


Algunos de los factores que incrementan la pérdida de piezas dentales son:


Gingivitis. Irritación e inflamación de las encías debido a la presencia de placa bacteriana, normalmente provocada por una mala higiene bucal, aunque hay factores genéticos o alimenticios que pueden propiciarla. En etapas iniciales no afecta al diente; puede incluso revertirse con una profunda limpieza dental. Si no se trata, además de agravarse el mal aliento y el dolor general, dará lugar a la denominada periodontitis.


Periodontitis. El daño tisular se agrava, de forma que la infección se extiende a ligamentos  y huesos dentales. Suele aparecer tras largos períodos de placa bacteriana, sarro o una gingivitis mal tratada, mayoritariamente en perros de entre cuatro y seis años de edad. Su irreversibilidad, que provoca la pérdida permanente del soporte dental, hace que si no es tratada correctamente concluya con la pérdida de dientes.