¿Por que los perros comen pasto?

No existe un único motivo que explique por qué los perros comen pasto de hecho, los estudios más recientes sugieren múltiples causas. Así mismo, también descartan algunos de los mitos más comunes, como por ejemplo que los perros consumen pasto de forma ocasional para provocarse a sí mismos el vómito.

Hoy profundizaremos acerca de por qué los perros comen pasto, con argumentos basados en estudios científicos. También te explicaremos si es bueno que un perro coma pasto o qué hacer si un perro come pasto con herbicida. ¡Resuelve todas tus dudas a continuación!


¿Por qué los perros comen pasto?

El consumo de hierba y plantas es una práctica común en los perros domésticos (Canis lupus familiaris). A diferencia de los gatos, que son exclusivamente carnívoros, los perros son capaces de aprovechar ciertos nutrientes de las frutas y verduras recomendadas para los perros.

Debemos saber que consumo de vegetales es también frecuente en los cánidos salvajes. Esto se evidencia al observar la composición de sus heces, que contienen entre un 11 y un 47% de restos vegetales. Ellos ingieren los alimentos semidigeridos del estómago de sus presas, en su mayoría animales herbívoros. Todo ello sumado a domesticación, ha favorecido que el perro sea capaz de asimilar cada vez mejor este tipo de alimentos. No obstante, dado que está crudo, los perros no pueden digerir por completo el pasto.

Entonces, ¿por qué los perros comen hierba? Algunas hipótesis relacionan este comportamiento con la propia fisología canina, que se satisface con algunos de los nutrientes presentes en el forraje, el pasto o la fibra.

Los estudios más recientes que hemos consultado muestran que este comportamiento está directamente relacionado por la saciedad, es decir, que generalmente el perro come hierba cuando tiene hambre. Por el contrario, cuando tiene el estómago lleno, el consumo de pasto es menos frecuente. Así pues, el primer motivo sugiere que los perros pueden ver en el césped una fuente de alimento.

Pero además, el pasto resulta muy útil para purgarse de parásitos intestinales en los cánidos silvestres. La materia fibrosa, presente en la hierba y en las plantas, aumenta las contracciones intestinales, envolviendo además a los gusanos que puedan estar infectando al animal.

Es probable que los perros se puedan sentir atraídos por el sabor del pasto o de ciertas hierbas, así como por el hábito de masticarlo e ingerirlo. Por otro lado, algunos perros también pueden desarrollar un comportamiento obsesivo y estereotipado relacionado con la masticación de pasto, aunque es muy poco común.

Para terminar, y como curiosidad, podemos señalar que los perros que tienen acceso directo al pasto suelen dedicar un mínimo de tres minutos diarios a consumirlo y que los perros jóvenes son los que lo hacen con una mayor frecuencia.


Falsos mitos

Si bien hemos comentado que los perros pueden buscar ciertos nutrientes en las frutas y verduras, no es cierto que esté relacionado con las deficiencias nutricionales. Los perros estudiados, tuvieran o no una dieta suplementada con fruta y verdura, consumían prácticamente la misma cantidad de pasto.

Por otro lado, otros falsos mitos sugieren que el perro come pasto para vomitar, no obstante, solo el 8% de los animales estudiados vomitaba. Tampoco es cierto que lo realicen aquellos perros enfermos o con dolor de estómago, pues todos los perros que se presentaron al estudio estaban sanos y libres de parásitos.


Mi perro come pasto, ¿es malo?

Ahora que ya sabes por qué los perros comen hierba, es probable que te preguntes si es bueno que un perro coma hierba de forma regular y si puede provocar problemas de salud.


Como te hemos comentado, que el perro coma pasto es un comportamiento totalmente normal y aceptable. En ningún caso debe ser considerado un problema de conducta que debamos reprimir.

Para prevenir ciertos problemas de salud que puedan aparecer tras el consumo de hierba de espacios públicos, como la transmisión de parásitos o enfermedades víricas, puede ser interesante ubicar dentro del hogar una maceta con césped, para que el perro pueda consumirlo libremente y con seguridad.

Así mismo, realizaremos revisiones veterinarias regulares, seguiremos el calendario de vacunas para perros y la